ERES MADRE, PERO TAMBIÉN PERSONA: CÓMO SACAR TIEMPO PARA TODO

viernes, 26 de junio de 2015

Hace tiempo que tenía en mente escribir este post pero la verdad que no quería aburrir a las solteras (o casadas) sin hijos con tanto posts sobre niños y madres. No es para nada el objetivo de este blog y sólo esporádicamente, o al menos esa es mi idea, habrá posts sobre temas relacionados con la maternidad.

En todo caso este post me parece casi una obra social, aún a riesgo de que algunas os ofendáis u os molestéis, y espero ya por adelantado que me perdonéis si es así.



Pero: ¿a que todas tenéis alguna amiga que ha desaparecido del mapa tras ser madre? ¿O a que habéis sido vosotras las que habéis desaparecido? Si vuestro caso es alguno de estos dos, me encantaría que leyerais este post.

Ser madre es maravilloso, y te cambia tu perspectiva de la vida y todas esas cosas maravillosas que dicen las famosas cuando dan las exclusivas presentando a sus bebés. Pero también es muy duro. Durísimo, diría. Ya no por las noches sin dormir (que yo afortunadamente he pasado muy poquitas comparado con otras madres), sino porque durante semanas no consigues ducharte hasta las 7 de la tarde (¡y eso con suerte!), te levantas con la idea de hacer cuatro (¡cuatro!) cosas a lo largo del día y no consigues ni terminar la primera, porque entras en un bucle de teta-lavadora-comida-lavavajillas-teta que no termina nunca y no tiene fin ni descanso... Y todo así.



Viendo el tema así, una empieza a entender a las madres que desaparecen, ¿verdad? Pero que no cunda el pánico ni se os quiten las ganas de ser madres. Tener un niño es maravilloso y agotador, pero casi todo se concentra en las primeras semanas (como mucho, meses) de vida de la criatura.

Con un mínimo de organización (y ayuda, por supuesto, ya sea del papá, de la familia o de quien sea), es posible, casi, casi, recuperar nuestra vida de antes.



Eso sí, un "warning" primero: hay cuatro tipos de madres. Y seguro que todas vosotras, y las madres que conocéis, encajan dentro de una de estas categorías:

5 CONSEJOS FUNDAMENTALES PARA MONTAR UN NEGOCIO

lunes, 22 de junio de 2015

A todas se nos ha pasado alguna vez por la cabeza la idea de montar un negocio o de montarnos cualquier cosa por nuestra cuenta. Seguro que alguna vez en vuestra vida alguna de estas ideas ha atravesado vuestra mente, no me digáis que no:


  • Estáis hasta las narices de vuestro/a jefe/a y ya no lo aguantáis más.
  • Tenéis la espinita clavada de no haber emprendido con aquella idea tan buena que tuvisteis.
  • Sabéis que tenéis un don para algo y os falta el empujón final para emprender.
  • Os encantaría ser vuestra propia jefa y no tener que depender de nadie.
  • Os encantaría poder organizar vuestro tiempo como os diera la gana.
  • Os gustaría poder llevar a cabo vuestras ideas sin que dependiera de que a vuestro/a jefe/a le parezcan bien o mal.


Pues bien, si os sentías animadas a dar el paso... ¡No os perdáis este post!

5 consejos fundamentales para montar un negocio


Emprender es difícil. Es duro, requiere de mucho trabajo y mucho esfuerzo. Dedicación las 24 horas del día e incertidumbre sobre los ingresos económicos, lo cual puede producir una gran inestabilidad. Pero, si no emprendes ahora, ¿cuándo lo vas a hacer? Esto es como tener un hijo: nunca hay un buen momento. Y si te pones a pensarlo fríamente, siempre encontrarás mil excusas para posponerlo.

Por eso a veces situaciones como un despido, que parecen una tragedia, pueden convertirse en una oportunidad.

En todo caso, aquellas de vosotras que os decidáis a emprender, debéis tener en cuenta algunas cosas básicas:


ORGANIZANDO EL PAPELEO EN CASA

martes, 16 de junio de 2015

¡Por fin estoy de vuelta! Os he echado un montón de menos. Los exámenes y el trabajo me han tenido absorbida pero por fin vuelvo a estar aquí al pie del cañón. ¿Qué tal vosotras? ¿Cómo han ido estos días?

Hoy os traigo un post muy muy práctico, de esos que a mí me gusta tanto escribir como a vosotras leer :) Y es que... ¿quién no se vuelve loca ordenando los papeles en casa? Mil facturas, recibos, declaraciones de la renta... Y tendemos a guardarlo todo, la verdad. Pero cuando buscamos algo en concreto, no aparece. ¿Os suena? Bueno, esa era al menos yo hace unos años. Pero un día decidí coger el toro por los cuernos y desde entonces tengo todos los papeles súper bien organizadosy cuando busco algo, lo encuentro en cuestión de segundos.

Si os sentís identificadas con este caos de documentos no dejéis de leer este post.

Organizando el papeleo en casa


En primer lugar, yo os recomendaría que os hicierais con unas carpetas de esas que tienen fundas transparentes dentro. Si cada una es de un color, mejor que mejor. A mí me gustan especialmente las de Frost Colours, una marca que venden en El Corte Inglés (no sé si también en algún sitio más). En general, me encanta todo lo de esta marca, la verdad. Diseño sencillo y unos colores muy chulos.

Frost carpetas fundas transparentes Colours

Como os decía, os recomiendo haceros con varias de estas carpetas, con al menos 40 fundas transparentes en el interior. Coged cada color para un tema.


LA MEJOR MANERA DE ORGANIZAR UNA MUDANZA

lunes, 1 de junio de 2015

Dicen que las mudanzas son, junto con las vacaciones, uno de los principales detonantes de divorcios. Y no me extraña. El caos que supone una mudanza sólo puede ser comparable a dejar a mi hijo media hora solo en el salón con todas sus pinturas y tijera en mano. Jaja, es broma (pero casi).

En fin, que a lo largo de mi vida me he mudado... Esperad que cuente: exactamente 16 veces. Así que algo de experiencia tengo para poder proporcionaros algunos truquillos con los que afrontar una mudanza de la mejor manera posible y no morir en el intento. Y sobre todo, no perder a vuestro chico por el camino ;)

La mejor manera de organizar una mudanza


Lo primero que hay que hacer es estar mentalizada. Una mudanza es estresante y ya lo sabemos. No nos sorprendamos luego en mitad de la vorágine como si no lo supiéramos de antemano. Así que intentemos mantener la calma y pensar que es una situación transitoria y que cuando termine estaremos en una casa maravillosa, ordenada y limpia, en la que seremos muy, muy felices.

salón comedor


Una vez mentalizadas, y antes de ponernos a empaquetar como locas, lo mejor es sentarse a la mesa con papel y boli y pensar en las habitaciones que tiene nuestra casa actual y las que tiene nuestra futura casa. Es obvio que lo que está en la cocina va a ir a la cocina. Pero después, vayamos a los baños. ¿Tienen el mismo número de baños las dos casas? Si es así, será fácil. Si no, pensemos en cómo vamos a distribuir las cosas en la nueva casa. Posteriormente, vayamos con el salón y por último las habitaciones, que suele ser lo más complicado, especialmente si el número no coincide.

planificar una mudanza


Hecho esto, asignaremos a cada habitación de la nueva casa un número. Por ejemplo: la cocina será el 1, el baño el 2, el baño de la habitación el 3, el salón el 4... Y así hasta terminar. Cuando empecemos a hacer cajas, a cada caja le pondremos por fuera, bien grande, el número de la habitación a la que va a ir a parar.

El día de la mudanza, pondremos en un folio en blanco el número bien grande y lo pegaremos con celo en la puerta de cada una de las habitaciones. De ese modo, los de la mudanza sabrán perfectamente en qué habitación dejar cada caja.

Porque quizá nosotros sabemos cuál es la "habitación del niño", pero claramente el pobre hombre de la mudanza no tiene por qué saberlo. El sistema de los números es infalible, creedme. No habrá ni una caja fuera de su sitio.

Made With Love By The Dutch Lady Designs