QUÉ NECESITAN (DE VERDAD) LOS NIÑOS

lunes, 25 de mayo de 2015

Cuando una tiene un hijo, sobre todo si es el primero, se vuelve un poco loca. Vale, muy loca. Loquísima. Y Amazon se vuelve como loco de contento. En general, todas las tiendas online. Porque sobre todo para las que damos a luz en pleno verano, con el calorazo, o en pleno invierno, con el frío polar, hacer compritas online se convierte en algo muuuuuy (peligrosamente) adictivo.

¿Y qué me decís de cuando comenzamos a cobrar la baja maternal y cobramos más que cuando estábamos trabajando porque nos prorratean las extras? ¡A comprar como locas!

Qué necesitan (de verdad) los niños


Sé que es difícil echar el freno en ese momento, y sobre todo, para las madres primerizas, porque además no tienes ni idea de si el escurrebiberones con cincuenta funciones diferentes va a ser tan necesario en tu vida como unas bragas limpias o si lo vas a tener tan muerto de risa como aquel cinturón que compraste en la teletienda porque prometía reducirte cuatro tallas mientras dormías y que te pusiste una sola noche porque quizá perdiste cincuenta gramos, pero no pegaste ojo de lo incómodo que era.

Como yo también deseo que la economía mejore, pero además de la nacional, la vuestra, y tras haber sido una mamá primeriza que compró todo lo que había en este mundo para los niños de 0 a 3 años y haberme preparado para la aventura de la maternidad con la misma (peculiar) mujer que preparó a la reina Letizia y le recomendó qué comprar y qué no, me siento capacitada para, por lo menos, escribir este post recomendándoos qué productos comprar y de cuáles olvidaros por completo.

Qué necesitan (de verdad) los niños


No os voy a ofrecer la típica lista de carrito, silla de coche, etc, porque entiendo que todo eso es obvio. Aunque os estoy preparando un imprimible con una lista también de lo obvio, que nunca viene mal.

Pero en este post me centraré en aquellas cosas que nadie me dijo que iban a ser imprescindibles en mi vida (y la de mi hijo) y que descubrí que no sólo hacían feliz a mi niño, sino que a mí me hacían la vida más fácil.

Qué necesitan (de verdad) los niños


Qué necesitas

Empezaré por las gasas de Prenatal. Las gasas de Prenatal fueron fundamentales en mi vida. Y en la de aquellas amigas a las que se las recomendé. Yo comencé comprando dos paquetes y terminé con un almacén en mi casa. Es más, si queréis alguna, os la vendo ;) (¡es broma!)

Pack gasas Prenatal bebé


Pero ahora en serio: se trata de unas gasas que vienen en un pack de 3 (por 9,95€), y que tienen uno y mil usos. Yo las utilizaba cuando estaba dando el pecho al niño, para limpiarle a él si estaba regurgitando un poquito, o incluso para limpiarme yo si me manchaba.



También las utilizaba en la cuna y en el cochecito, para ponérselas bajo la cabecita y así si regurgitaba, con levantarle un poco la cabecita y cambiársela ya estaba limpito, sin necesidad de cambiar toda la sábana. Y lo mismo en el parque.

Además es lo típico que echaba siempre a la bolsa cuando salíamos por ahí. 100% recomendable. Al final las tenía por todas partes de la casa y les dí muchísimo uso.


Otra cosa a la que le di un uso infinito y de lo que compré hasta seis, fueron las cucharas dispensadoras de Boon. Si no las conocéis, ya estáis tardando.

Cuchara dispensadora bebés Boon


Esta cuchara es una maravilla para cuando los niños empiezan a tomar puré. El sistema en realidad es muy sencillo. La cuchara se abre, lo que permite rellenarla con cualquier puré o papilla (¡ojo, que no tenga grumos, que si no se atasca!). Luego se cierra, y por un agujerito va saliendo.

Cuchara dispensadora bebés Boon


Esto tiene dos ventajas principales: no se derrama, y además se mantiene caliente. A veces los niños tardan un montón en comer y se les queda helado.

Cuchara dispensadora bebés Boon


Además, viene con una tapita, que es muy útil si por ejemplo nos hemos llevado algo para darle por ahí y de repente ya no quiere más. Le ponemos la tapita y tranquilamente se lo podemos seguir dando luego.

Otra cosa en el apartado de alimentación, es el vaso de Avent para aprender a beber. Nos preguntaron por él hasta en la guardería de mi hijo, porque la verdad es que es un invento.

Vaso para aprender a beber de Avent


Se trata de un vaso para beber agua (o lo que sea, en realidad), que viene con una tapa. Al quitarla, tiene otra especie de tapa móvil debajo. ¿Cómo funciona? Si tú le das la vuelta al vaso sin más, no se derrama ni una gota. El niño, para beber, lo coge por las asas y se lo lleva a la boca. Al presionar el labio superior contra la tapa, el agua sale.

Mi hijo lo utilizó desde muy pequeñito y gracias a él aprendió a beber solo de un vaso súper pronto. Os he dejado el enlace de una página donde lo venden, pero de hecho lo podéis encontrar también en El Corte Inglés, al igual que las cucharas de Boon.


Yo saqué a mi hijo del parque enseguida. En parte porque era un bruto y me daba miedo que se suicidara intentando salirse (ya lo hacía desde la cuna), en parte porque me daba penita tenerle ahí metido. Terminé utilizando al parque como almacén de juguetes. Pero de pronto llegó la solución a mi vida. Algo que servía medio de almacén de juguetes medio de lugar para que mi hijo pudiera disfrutar como un loco: una piscina de bolas.


No lo vais a creer, pero nos la trajimos desde Londres. Sí, sí, en la maleta. En realidad, no era exactamente este modelo (¡era más grande!), pero el exacto no lo encuentro en la web de Hamleys, que es donde la compramos. No obstante, ésta se parece mucho.

Piscina de bolas infantil


La de Imaginarium es muy pequeña, y enseguida se les queda enana. Además, los bordes no son tan flexibles como los de este tipo. A mí éstas me parecen las piscinas perfectas. Mi hijo se tiraba en plancha y se partía de risa. Además tienen la ventaja de que se pliegan y quedan casi planas (de ahí que nos la pudiéramos traer en la maleta :), lo que permite llevárselas incluso de vacaciones. Suelen traer un saquito para transportar las bolas también.


Muchos padres se preguntan si les darán uso a las mochilas portabebés: yo la verdad que lo recomiendo. No es que la vayas a utilizar cada día, la verdad. Pero por ejemplo: meterse a El Corte Inglés o a cualquier centro comercial en según que momento y para según cuánto rato puede resultar un infierno con el carrito. No puedes subir por las escaleras mecánicas, y los ascensores pueden tardar una eternidad. Con una mochila te ahorrarás el incordio, y además el peque irá súper entretenido.

Mochila portabebé


Hombre, si vas a pasarte la tarde en El Corte Inglés o vas a probarte ropa, no es el caso. Pero para entrar un momento a cambiar algo o a coger cuatro cosas en el súper, pues la verdad, facilita mucho las cosas, dejándote además las manos libres.


Otra cosa que os ahorrará espacio, dinero y que sobre todo, será cómodo a morir, es un babero de plástico de esos con recipiente. En lugar de mil baberos de tela, preciosos, eso sí, pero que os pasaréis el día lavando y a la primera de cambio terminarán con unas manchas que no lograréis eliminar jamás, haceos con un par de éstos.

Baberos Baby Bjorn


La verdad que el que teníamos nosotros tenía la bandejita inferior enganchada con corchetes a lo que era puramente el babero, lo cual lo hacía bastante más cómodo para limpiar. Pero no recuerdo dónde lo compramos. En todo caso, la idea es ésta.

La última cosa de la que os voy a hablar no es que necesariamente la necesitéis. Pero es taaan guay. Mirad estas fotos de bebés: ¿no os gustaría tener algún recuerdo así de vuestro hijo?

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés


Hay un montón de fotógrafos y empresas que hacen estos reportajes. Nosotros le hicimos uno a mi peque cuando tenía cinco meses. Aunque le hubiera hecho uno más pequeño aún. Y otro más mayor. De hecho, a lo mejor aún le hago alguno. Y es que estas fotos son una preciosidad.

La verdad es que de todas las que he visto, de todos modos, las que más me gustan son las de Primera foto. Una amiga se lo regaló a su sobri cuando nació (bueno, más bien a su hermano), y la verdad que las fotos son espectaculares.

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés

Primera Foto bebés


Me parece un recuerdo genial incluso para luego imprimirse alguna en grande y ponerla en casa, hasta como lienzo.


Qué NO necesitas

No necesitas una trona de 1000 €. Jaja, eso para empezar. No, en serio. A pesar de lo que digan, de lo que juren y perjuren, no necesitas una hamaca. Un bebé está mil veces mejor en el suelo, y si te tienes que meter al baño o algo así, déjale en el parque. Ahí, por lo menos, podrá moverse el pobre, y coger la postura que quiera, sin necesidad de estar tanto rato seguido en la misma.


Hamaca bebé

Mi hijo jamás tuvo hamaca y tan feliz que fue. Aprendió a gatear enseguida y a toda velocidad y estoy segura de que en parte fue porque le dejábamos moverse.

Otra cosa completamente innecesaria es un cojín de lactancia. ¿No tenéis cojines o almohadas en casa? Con eso tenéis más que de sobra. ¿Para qué otro trasto más?

Cojín de lactancia


Yo para dar el pecho me ponía una almohada o cojín cualquiera debajo del brazo y a correr... Más cómoda imposible, de verdad. No acabo de verle la utilidad ni la necesidad a un cojín de lactancia.

Otra cosa inútil, inútil, porque además no funciona (y os lo dice una que se compró como cuatro modelos diferentes) es uno de esos espejos retrovisores interiores para ver al bebé cuando vas en el coche. No le ves.

Retrovisor coche interior bebé


Comprarás el primero y pensarás que eres tú, que no lo sabes colocar. Y comprarás otro. Pensarás entonces que es el diseño de tu coche, que no es el adecuado. Y finalmente comprarás un tercero y entonces te darás cuenta de que básicamente esos inventos no funcionan.

Y encima vas más pendiente de a ver si consigues verle que de la carretera. Conclusión: ni os molesteis. Vuestro hijo está vivo en el asiento de atrás, os lo juro. No le pasa nada. Y si no hace ruido lo más probable es que sea porque se ha dormido.


Y con esto y un bizcocho... ¡hasta el próximo post! Que espero que sea el jueves, aunque tengo una semana complicadilla. En todo caso, os mantendré informadas por las redes sociales. ¡Feliz semana a todas!

P.D.: Todo lo dicho en este post es exclusivamente mi opinión (como en todos los posts, por otra parte). Quizá a alguien le resulte indispensable el cojín de lactancia. Pero yo me baso en lo que ha sido mi experiencia personal y os lo cuento por si os es de ayuda. ¡También se aceptan sugerencias e idas, por supuesto! Que seguro que me he dejado un montón de cosas.... :)

3 comentarios :

  1. Ayy después de escribirlo todo se me ha borrado 😣
    Me apunto el biberón cuchara y el vasito. Gracias!!
    Coincido contigo en lo de la hamaca...en 7 meses que tiene M; poco uso le estamos dando. Algun sueño que se ha echao de más bebé...pero no mucho. Y ahora no aguanta más de 5 o 10 minutos 😣 ni musiquita...ni la vibración. Una pena.
    En cambii estoy muuuy contenta con el cojín de lactancia. Sí. Se puede usar cualquier otro cojín de casa...pero ese me lo ha facilitado mucho más. Además a la peque le encanta usarlo para tumbarse desde que nació. Ahí se echa unas buenas siestas todavía!! Para mí ha sido uno de mis imprescindibles...
    Enhorabuena por el blog. Hay muchas ideas que ya estoy convirtiendo en rutinas de mi día a día 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muchas gracias, María! Y gracias por tu comentario... Efectivamente la verdad es que al final a cada una nos funciona una cosa... Seguro que hay alguna madre por ahí a la que la hamaca le parece lo más de lo más. Mil gracias por el comentario. Un beso!

      Eliminar
  2. Me gusta mucho el blog, pero lo de la mochila portabebes, no ha estado acertado, básicamente porque la de la foto no es ergonomica, no todos las mochilas que se venden lo son y hay que tener cuidadito con las colgonas, no obstante para mi el cojín de lactancia es un inventazo, mucho mas cómodo que cualquier almohada ( pero eso en mi opinión). Un saludo.

    ResponderEliminar

Made With Love By The Dutch Lady Designs