5 PASOS PARA ENCONTRAR EL COLEGIO PERFECTO (SIN MORIR EN EL INTENTO)

lunes, 20 de abril de 2015

Nunca valoré lo suficiente lo que les costó a mis padres decidir a qué colegio me iban a llevar hasta que me tocó buscar un para mi hijo. Porque si lo piensas bien, es probablemente la decisión que más va a afectar al resto de su vida.

5 pasos para encontrar el colegio perfecto


Yo conservo amigas del colegio. No sólo las conservo; es que para mí son como hermanas. Y todos sabemos cuán importantes son las amistades, sobre todo en la adolescencia. Unas malas compañías pueden destrozar la vida de un joven. O un colegio en la otra punta de Madrid puede hacer muy complicado que los amiguitos puedan verse. El llevarle a un colegio en lugar de a otro puede hacer que tu hijo termine hablando un idioma, o tres. Y eso puede hacer que tarde más o menos en encontrar trabajo.

En fin... que son un montón de factores en los que pensar y pueden ocurrir 2 cosas: que no le demos la suficiente importancia o que nos veamos tan desbordados que no sepamos por dónde empezar.

En este post yo os voy a dar algunas ideas para tomar esa decisión de la mejor manera posible y ofreciendo a la vez mi visión sobre el tema. Evidentemente podemos tener opiniones diferentes, pero todas son igual de válidas, así que espero también las vuestras en los comentarios.



Primera lección: no existe el colegio perfecto. O mejor dicho: hay muchos colegios perfectos. Porque el que es perfecto para mí, no es perfecto para mi vecina, ni el de mi compañera de trabajo es el perfecto para su hermana. Cada una le damos importancia a unas cosas, y es eso en lo que tenemos que fijarnos.

Dicho esto, empecemos con los 5 pasos que os recomiendo seguir para hacer la mejor elección y además, ahorrar tiempo.


1. ¿Público, concertado o privado?

Esta es sin duda la primera decisión que tenemos que tomar. En algunos casos, obviamente, será forzada. Hay mucha gente que no puede permitirse un colegio concertado, y mucho menos uno privado.

En todo caso, seguramente será la decisión más fácil de las que tengamos que tomar, pues la mayoría de la gente lo tiene claro.

Creo que no hace falta que os indique la diferencia, pero básicamente, en un colegio público no tendremos que pagar por la enseñanza, uno concertado está subvencionado en parte, por lo que es más barato que uno privado (dependiendo del colegio, entre 250€ y 400€ al mes, más o menos) y uno privado es de gestión completamente privada y por lo tanto mucho más caro (generalmente entre 600€ y 1000€ al mes, aunque depende del colegio- suelen ser más caros los bilingües).

Si me preguntáis mi opinión al respecto (que no me la habéis preguntado pero yo os la voy a dar igualmente): si no podéis permitiros enseñanza privada, llevadle a uno público. Hay colegios e institutos públicos estupendos. Informaros bien acerca de los de vuestra ciudad (esto lo vemos más adelante).

En caso de poder permitiros uno concertado o privado: sin duda, privado. Eso sí, con cabeza. Es decir, no se trata de pensar si os lo podéis permitir ahora. Se trata de pensar si os lo vais a poder permitir durante los próximos 12 ó 15 años. Esto es importante. Imaginaos el trauma de vuestro hijo si con 11 años le tenemos que sacar del colegio y separarle de sus amigos porque no podemos seguir pagando el colegio. Vale, que puede pasar, y lamentablemente pasa cada día. Pero tenemos la opción de elegir. Y todo el mundo conoce más o menos su situación lo suficientemente bien como para saber si va a poder seguir pagando un determinado colegio durante unos años, o si cuenta con un colchón que le permita pagarlo unos meses si las cosas no van bien.

Os digo que privado mejor que concertado porque, oye, si lográis entrar en un concertado, estupendo. Pero es taaaaaaan complicado. Son necesarios mil requisitos y al final te arriesgas a quedarte sin plaza y ya no encontrar tampoco en un privado y con la tontería terminar en uno público o en uno privado que no nos convencía nada. Claro que siempre podéis matricularle en otro y probar suerte en uno concertado. Los hay que están fenomenal y si tenéis la suerte de que os pilla cerca de casa o del trabajo, tendréis más posibilidades de entrar.

5 pasos para encontrar el colegio perfecto


Y esto precisamente me permite entrar en el segundo paso.


2. ¿Cerca de casa o del trabajo?

Esta es otra decisión importante. ¿Tenemos un trabajo súper estable de donde sabemos con certeza que no nos vamos a mover en los próximos años? Yo soy fan en ese caso de buscar el colegio cerca del trabajo.

Y de hecho, yo lo hice así. Mi hijo empezó la guardería súper pequeñito, y me daba mucha más seguridad saber que le tenía cerca y que si pasaba cualquier cosa en 5 minutos le podía estar recogiendo. Lo cierto es que en 3 años sólo me han llamado 2 ó 3 veces y porque le había subido la fiebre, tampoco porque se estuviera muriendo. Pero oye, yo estaba más tranquila y además el niño estaba más tiempo con nosotros, pues nos acompañaba en el coche durante más rato. Le podíamos dejar más tarde y recoger antes que si hubiéramos tenido que llegar hasta una guardería al lado de casa.

Eso sí, si trabajáis lejos y además no tenéis la certeza de seguir allí en unos años, mi recomendación es que no os arriesguéis. Imaginaos (para las que sois de Madrid), que vivís en el centro de Madrid y como trabajáis en la carretera de A Coruña lleváis al niño a un cole en Las Rozas. ¿Qué vais a hacer si os cambiáis de trabajo? ¿Llevarle cada día hasta Las Rozas? Y si no tenéis a nadie en casa, ¿quién le recogerá en la ruta si no salís de trabajar hasta las 6? Esto parece una tontería pero hay que pensarlo muy bien.

En estos casos probablemente lo mejor será buscar uno cerca de casa. Eso tiene la ventaja además de que con mucha probabilidad los amiguitos que haga en el cole vivan por la zona, lo cual facilitará a su vez que puedan verse más a menudo.

5 pasos para encontrar el colegio perfecto


3. ¿Bilingüe o no bilingüe?

Otro aspecto importante, tanto en el caso de los públicos como los concertados o privados, es si queremos un colegio bilingüe o no.

Pero más que a los que dan mucho importancia al inglés hablo de colegios como el Británico, el Liceo Francés o el Colegio Alemán.

A pesar de que yo soy la más firme defensora del aprendizaje de idiomas en la infancia, yo domino cuatro idiomas y no estudié en un colegio bilingüe. Lo que demuestra que no siempre el mejor nivel de un idioma (ni desde luego de dos o más) lo encontraremos en uno de estos colegios.

Y, sin embargo, nos pueden plantear otros problemas. Como por ejemplo: que nosotros no dominemos el idioma (no nos empeñemos en meter al niño en el Colegio Alemán porque es divino si no entendemos ni torta de alemán; jamás le podremos ayudar siquiera con los deberes); estos colegios tienden a idealizar en los niños el país de origen del colegio y "demonizar" aquél en el que están (empezaría y no pararía de contaros casos de gente que les ha metido en no-voy-a-citar-qué-colegios y ha terminado con todos sus hijos viviendo fuera de España porque les parecía que Inglaterra, Francia o Alemania eran lo mejor y España era lo peor de lo peor- y ¡ojo! que si se van me parece fenomenal, pero porque lo decidan ellos, no porque se lo inculquen sus profesores); y, por último, conozco también muchos casos de niños que no se integran en estos colegios (reconozcámoslo: son colegios pensados para expatriados, hay muchísimos niños extranjeros y que se adaptan perfectamente a un sistema al que a veces a los niños españoles les cuesta adaptarse).

Aunque desde luego estos colegios constituyen una ventaja para mucha gente y son de hecho ideales para ellos. Por ejemplo, diplomáticos o gente que cambia mucho de país. La ventaja de tener a los niños en el Liceo Francés o en el King's College, por ejemplo, es que da igual a qué país del mundo nos vayamos a vivir, que la educación del niño tendrá una continuidad. No saltará de colegio en colegio con sistemas completamente diferentes. Y eso es importante, porque dado que todo su mundo cambia, al menos algo seguirá igual. También para expatriados que están pasando una temporada en algún país (en España, en este caso), pero que en algún momento pretenden retornar al suyo. O matrimonios mixtos, que saben que en un futuro pueden plantearse mudarse al país del cónyuge.

En todo caso, hay que valorarlo muy bien, pues o es una decisión baladí.

5 pasos para encontrar el colegio perfecto


4. Lista de prioridades

Una vez tengamos claro si queremos un colegio público, concertado o privado, si lo queremos cerca de casa o del trabajo y si lo queremos bilingüe o no, yo os recomiendo una cosa. En realidad dos.

Primero, haced una lista de aquello a lo que vosotras dais más importancia en un colegio: ¿valores? ¿idiomas? ¿deporte? ¿religión? ¿instalaciones? ¿clases de refuerzo? ¿extraescolares? ¿tecnología? ¿alumnos por aula?... Pueden ser mil cosas diferentes y todas ellas válidas y respetables.

Después, consultad alguna de las listas que se publican en prensa cada año con los mejores colegios de España, si pensáis llevarle a uno privado o concertado. Si le vais a llevar a un colegio público, buscad porque también hay listas que los clasifican dentro de las Comunidades Autónomas.

Y cruzad ambas listas. Os saldrán resultados muy interesantes. ¿Dais importancia a las instalaciones? Buscad en estas listas qué colegios tienen las mejores instalaciones. O resultados en Selectividad. O nivel de idiomas. Hay mil criterios y seguro que encontraréis aquellos colegios que más se ajusten a vuestras prioridades.


5. Foros y recomendaciones

Por último, algo básico. Hablad con amigos, conocidos.... De los 3 ó 4 colegios que hayáis preseleccionado, intentad encontrar como sea a padres que les lleven allí. Que os cuenten cosas. Las buenas y las malas. Ellos son los que podrán daros una opinión más informada.

También una herramienta muy útil, por supuesto, es Internet. Buscad en los foros (EnFemenino os aparecerá seguro, jajaja, busques lo que busques siempre hay mil entradas sobre cualquier tema), y leed atentamente lo que otras madres comentan. Siempre hay opiniones buenas y malas de todos los colegios, pero precisamente por eso os ayudan a haceros una idea de los puntos fuertes y débiles de cada uno.


Una vez hayáis dado todos estos pasos, mi recomendación es que en un Excel (o en la hoja de un cuaderno), os hagáis una tabla en la que a la izquierda pongáis los 3 ó 4 colegios que más encajan, como consecuencia de todos los pasos anteriormente dados, con lo que estáis buscando y lo que queréis para vuestros hijos. Y en la fila superior, aquellos criterios que incluisteis en la lista de lo que más os importaba de un colegio (instalaciones, idiomas, etc).

Con esa lista en mano, concertad una visita en no menos de dos ni más de cuatro de ellos. Y con lo que veáis y os cuenten, completad la tabla, evaluando del 1 al 10 cada uno de los aspectos.

Sumando cada columna, tendréis fácilmente el resultado: vuestro hijo ya tiene colegio. :)

Dicho esto, deciros que no os estreséis en el último momento: ya habéis seleccionado los 3 ó 4 mejores. Cualquiera de ellos será bueno; porque ya estaréis escogiendo entre lo mejor.

Espero de verdad que os sea de ayuda este post. Cualquier comentario, recomendación, crítica (desde el cariño) será bienvenida. Ésta es una de las decisiones más importantes y tempranas a la que los padres nos enfrentamos, ¡y espero haberos podido ayudar un poco!

Ya sabéis que el jueves habrá nuevo post, como siempre. Mientras tanto, avanzaros que voy a hacer algunos cambios en el diseño del blog esta semana, por lo que si entráis y veis cosas raras, ¡no os asustéis!

kiss children goodnight


¡Besos y hasta el jueves!




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Made With Love By The Dutch Lady Designs