CÓMO NO DEJARSE NADA AL HACER LA MALETA

lunes, 30 de marzo de 2015

Ahora que se acerca la Semana Santa (para algunos ya ha empezado, ya lo sé, pero dejad que me consuele...), muchas de vosotras estáis temiendo ese terrible momento.... ¡las tan ansiadas vacaciones! Jaja, es broma. Me refiero a ese horrible momento, que da taaaaaaanta pereza, como es hacer las maletas. Y muchas veces no sólo las vuestras, sino las de toda la familia.

Eso sí, si cuando llegáis a vuestro destino falta algo, dad por supuesto que es culpa vuestra. No tenéis escapatoria. ¿Cuántas veces habéis tenido que salir a comprar un cepillo de dientes? ¿Y cuántas os habéis metido en la ducha y descubierto que habríais hecho mejor en llevaros un botecito de vuestro champú favorito que en lavaros con el del hotel, que os deja el pelo como un estropajo y encima huele raro?


No dejarse nada al hacer la maleta


A mí me ha pasado desde luego muuuchas veces. Por eso al final terminé haciéndome una lista que tengo siempre a mano cuando voy a irme de viaje, donde tengo apuntado todo lo que me tengo que llevar. Así no hay problema. Hacer la maleta se convierte en una simple rutina, y por lo menos disfruto del viaje de ida, ya que antes me lo pasaba pensando en qué me habría dejado en casa.



No os digo más que la última que lié parda fue embarcar en un vuelo transoceánico con mi hijo de 15 meses y darme cuenta de que había facturado todos los pañales. No había conocido el auténtico sentido de la palabra pánico hasta ese momento, os lo juro. Menos mal que siempre hay almas caritativas viajando con niños en el mismo avión...

En fin, que me enrollo y no entro al tema que nos interesa: cómo no dejarse nada al hacer la maleta para un viaje.

Lo primero, en cuanto a la ropa: tengo una amiga que hizo célebre la expresión de"hay que hacer la maleta por estratos". ¡Me encanta! Y es muy cierto. Lo mejor es pensar en cuántos días nos vamos de viaje. Y en función de eso, coger el mismo número de conjuntos. Siempre alguno más, por si acaso, y alguno un poco más arregladito (¡que nunca se sabe!). Hemos de procurar optimizar las prendas, por eso nunca pueden faltar un par de vaqueros, y las típicas chaquetitas en tonos neutros que combinan con varios de los conjuntos.

Si metemos los conjuntos ordenados por estratos (como dice mi amiga), imposible que echemos nada de menos. Eso sí, hemos de pensar los conjuntos al completo: from head to toes. No pueden faltar los zapatos, el bolso, ¡ni siquiera el foulard!

Añadid una pequeña bolsita (yo utilizo las de Uno de 50, que llevan cremallera y son muy cómodas, pero vale cualquier típica bolsa de tela pequeñita), para meter varios anillos, pendientes, pulseritas y collares. ¡Que estemos de vacaciones no quiere decir que tengamos que descuidar nuestro aspecto!

Si hacéis todo esto, el capítulo ropa está solucionado.

Maletas rosas


En segundo lugar: útiles de baño y aseo.

Es fundamental llevar una bolsa de aseo grande. Esa es la primera lección. Para no llevar mil bolsitas pequeñitas fundamentalmente. Haceros una lista de lo que utilizáis a diario e id tachando según vais metiendo en la bolsa.

CÓMO ORGANIZAR (DE UNA VEZ) TUS MILES DE FOTOS

jueves, 26 de marzo de 2015

Yo no sé vosotras, pero la fotografía digital produce en mí sentimientos encontrados. Por un lado claramente hemos dejado de lado, gracias a dios, momentos como: "¡Páaaaaanico! Se me ha velado el carrete" o "No me puedo creer que la foto del siglo me saliera movida". Por ese lado, sin duda, hemos ganado.

Aunque hemos de reconocer que también tenía su rollito eso de ir a la tienda a recoger las fotos reveladas y el gusanillo que tenías el estómago hasta que ¡por fin! las veías.



Ahora hemos ganado mucho en calidad de vida (no más infartos a la espera de la sorpresa) y, sobre todo, en la calidad de las fotos, que podemos retocar hasta el infinito y más allá.

Pero yo, que me encanta sacar fotos, por si no os lo había dicho ya, a veces me colapso al ver la cantidad de ellas que tengo. O mejor dicho, me colapsaba. Hasta que me decidí a poner orden y concierto.

7 MANERAS DE OPTIMIZAR EL TIEMPO CADA DÍA

lunes, 23 de marzo de 2015

Es increíble lo corto que puede hacerse un día, ¿verdad? Apenas nos damos cuenta cuando ya son las once de la noche y no nos tenemos en pie. Y aún nos han quedado mil cosas en el tintero por hacer.



Así que aprovecho mi primer post para daros algunas ideas para optimizar el tiempo y conseguir que el día cunda un poquito más que de costumbre:


1. Llamadas de teléfono: aprovechad los ratos muertos, en los que literalmente no podéis hacer otra cosa, para hacer todas las llamadas de teléfono pendientes (y devolver las que os han hecho y no habéis podido atender).

Algunas ideas: mientras vais en el metro (aprovechando que ya hay cobertura), mientras conducís (siempre y cuando tengáis bluetooth, ¡ojo!), mientras hacéis la cena o mientras estáis en la peluquería con el tinte puesto.

Si aprovecháis estos momentos para devolver llamadas o hacer esas que tenéis pendientes desde hace ni se sabe cuándo, e incluso para pedir hora en el médico o hacer cualquier encargo, cuando realmente tengáis un rato libre podréis destinarlo a trabajar, estudiar, leer o ver la televisión o lo que más os guste.



2. Emails profesionales: en cuanto lleguéis al trabajo, contestad a todos los emails que podáis en ese momento.

De ese modo os quitaréis tareas pendientes de un plumazo y podréis concentraros durante el resto de la mañana en el trabajo de verdad. A veces no nos damos cuenta, pero los emails nos roban un montón de tiempo. Sobre todo aquéllos que se convierten en cadenas interminables y al final incluso sin sentido.

Contestad todos los pendientes a primera hora (si puede ser con un cafecito al lado y así aprovecháis para ir metiéndoos en faena) y luego ya a lo vuestro. Si no entra nada urgente, no volváis a contestar hasta media mañana o incluso antes de comer. ¡Veréis como sois mucho más productivos!



3. Emails personales: si tenéis Gmail, instalad en vuestros dispositivos la aplicación de Inbox.

Desde que me mandaron la invitación y la probé, me volví adicta a la misma. Tanto, que desactivé las notificaciones de Gmail y ahora recibo únicamente las de Inbox. Para los que no lo conocéis, se trata de una aplicación de Google que nos permite gestionar nuestro correo electrónico de una forma nueva. Entre otras cosas, nos permite relegar emails no urgentes para que nos entren más tarde (incluso podemos programarlos para por la noche, por ejemplo).

También permite marcar los importantes de modo que más tarde puedas acceder directamente a los que has ido marcando como prioritarios y verlos todos del tirón.


POST DE BIENVENIDA

jueves, 19 de marzo de 2015

¡Bienvenidos a este mi querido nuevo blog!

Empiezo este nuevo proyecto con mucha, muuucha ilusión, y espero que os guste tanto leerlo como a mí escribirlo.

Como la de muchas de vosotras, Friends es una de las series que ha marcado mi existencia. Y mis personajes favoritos eran los hermanos Geller, Monica y Ross.

Si algo me encantaba de Monica era su obsesión por el orden, la limpieza y la organización (¿quién no recuerda aquel capítulo en el que no puede conciliar el sueño porque sabe que hay un par de zapatos tirados en el suelo del salón?).



Acordándome de algunos de sus mejores momentos en la serie, tras haber vuelto a verla entera el año pasado, y también dándome cuenta de mis grandes cualidades para la organización, decidí abrir este blog hace más de seis meses.


Made With Love By The Dutch Lady Designs